«El Colegio de Médicos no existe, su personalidad jurídica fue revocada hace 20 años» Dra. Sally Priester

Share with:


Por: Jesús Rodríguez García

En la mañana del martes 16 de febrero, la doctora y científica puertorriqueña Sally Priester informó mediante conferencia de prensa la radicación de una demanda en el Tribunal de Primera Instancia de San Juan con la intención de desafiliarse del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico (CMCPR) y se revoque la obligatoriedad de colegiación a esa entidad.

Las razones esbozadas por la tres veces seleccionada Top Doctor en los Estados Unidos (2018,2019,2020) son que dicho Colegio no la representa. No la representa porque según dijo, «el Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico o mejor dicho, el Dr. Víctor Ramos, pretende censurar la libertad de expresión de los Médicos y Científicos por simplemente expresar opiniones diferentes».

El Dr. Víctor Ramos, presidente del organismo, había radicado una querella contra Priester Sepúlveda ante la Junta de Licenciamiento y Disciplina Médica de Puerto Rico (JLDMPR) por esta supuestamente haberse expresado en contra de la existencia del covid-19.

Pero la doctora, que no es afiliada a ningún plan médico, ni se beneficia de ningún programa gubernamental según ha expresado en previas ocasiones, presentó una razón más contundente aún por la cual quiere desafiliarse.

Mostrando una copia certificada del Departamento de Estado, destapó uno de los secretos tal vez mejores guardados del Colegio. Manifestó que el CMCPR «no me representa además, porque no existe. No tiene personalidad jurídica. Su incorporación fue cancelada en el 2001 por incumplir consecutivamente con sus informes anuales desde 1990 a 1999», sentenció la médico generalista.

«El Colegio de Médicos Cirujanos ha estado haciendo durante todo este tiempo una falsa representación ante los Médicos en Puerto Rico y en Estados Unidos, el Gobierno, los Tribunales y ante todo el pueblo de Puerto Rico, aparentando una personalidad jurídica que perdieron hace exactamente 20 años y le han estado cobrando cuotas obligatorias a los médicos de este país y en Estados Unidos», denunció.

Por su parte el Dr. Ramos reaccionó en entrevista con Telenoticias, alegando que el CMCPR no necesita estar incorporado por haber sido creado mediante ley.

Sin embargo, una simple lectura a la ley 56 del 13 de julio de 2001, dice que se les autoriza a constituirse como ente jurídico y con colegiación obligatoria siempre y cuando lo decidan los médicos mediante asamblea con 51% de asistencia y 51% de votos a favor.

En el Artículo 8 establece la obligatoriedad de la colegiación, pero en el «Artículo 3» lee como sigue:

“Se autoriza a los médicos-cirujanos con licencia regular para ejercer la medicina en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico y recertificación al día,  conforme a los requisitos aplicables establecidos en el Artículo 20 de la Ley 22 de 22 de abril de 1931, según enmendada, y a los reglamentos del Tribunal Examinador, a constituirse como entidad jurídica bajo el nombre del Colegio de Médicos-Cirujanos de Puerto Rico, siempre que la mayoría (51%) de los médicos-cirujanos licenciados constituidos en asamblea así lo acuerden en consulta que al efecto se celebrará según se dispone en el Artículo 14 de esta Ley.  La asamblea quedará debidamente constituída con la asistencia del 51% de los médicos-cirujanos licenciados en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico.”

Fueron los doctores Manuel Rivera Badillo, Jaime Acevedo Maldonado,
Juan Rodríguez del Valle y Sergio López Correa como Agente Residente, quienes en el 1985 incorporaron la organización sin fines de lucro bajo el nombre de Colegio Médicos Cirujanos de Puerto Rico Inc. Número de registro: 15564.

En 1994 la administración del Dr. Pedro Rosselló González, aprobó la ley 77, donde se les autorizó a constituirse como entidad jurídica y por primera vez se hace compulsoria la colegiación para ejercer la medicina en Puerto Rico. Tres años más tarde, en 1997, se aprueba la ley 129 revocando la obligatoriedad de la colegiación.

Pero, desde sus inicios las cosas no parecían andar muy organizadas que digamos. En 1990 dejaron de rendir informes y cumplir con sus obligaciones con el Departamento de Estado de manera consecutiva hasta 1999.

El 4 de diciembre de 2000, el Departamento de Estado les envió un aviso de intención de descertificación por dichos incumplimientos. El mismo fue ignorado por los médicos, por lo que su certificado de incorporación fue revocado el 4 de febrero de 2001.

Ese mismo año, bajo la administración de Sila Calderón se vuelve a enmendar la ley y se restablece la obligatoriedad a colegiarse con la ley 56 del 13 de julio, condicionado a la celebración de una asamblea para que fueran los médicos los que decidieran. En ninguna de esas leyes dice que su propósito es para crear el CMCPR. Sólo se les autoriza a constituirse como entidad jurídica. Cosa que perdieron como revela la doctora Priester.

En una minuciosa búsqueda en el Registro de Corporaciones de la página web del Departamento de Estado, no aparece registrada gestión alguna de parte del Colegio para recuperar su incorporación o para reactivar la misma.

Tampoco en el sitio oficial del Colegio se puede encontrar constancia alguna de que luego de aprobada la ley 56 del 13 de julio de 2001, aún vigente, hayan celebrado una asamblea para llevar a votación la colegiación obligatoria como mandaba el Artículo 3 de dicha Ley.

Recientemente, el CMCPR firmó un contrato con el Departamento de Salud por unos cuatro millones de dólares. Lo que nos lleva a pensar que el mismo es uno ilegal, ya que el Gobierno no puede contratar con una entidad sin personalidad jurídica.

La demanda de la Dra. tendrá su primera vista el martes 23 de febrero en el Tribunal de Hato Rey.

Vea la conferencia de pensa en el link abajo: https://www.facebook.com/priesterspr/videos/851270208750172

1 Trackback / Pingback

  1. El irregular proceso contra la Dra. Priester en Puerto Rico

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*