Por los millones bailan al ritmo del covid: Otorgan contrato para vacunación masiva de 9 millones en solo 5 meses

Share with:


Por: Jesús Rodríguez García

@jexusrodgar

@RadioAcromatica

Sigue la danza de contratos en el Departamento de Salud (DS). En esta ocasión le contamos sobre un jugoso contrato que el Departamento de Salud le otorgó a la Coalición VOCES. (COALICIÓN DE INMUNIZACIÓN y PROMOCIÓN DE LA SALUD INC.)

Cuando observamos que tantos médicos en Puerto Rico se han abrazado a la narrativa oficialista del coronavirus, asumiendo muchas veces posturas según muchos de sus pares a nivel internacional, acientíficas y contradiciendo los principales postulados de la medicina que nos han regido por los últimos 60 años, tenemos que preguntarnos si son los millones de dólares lo que los hace bailar al ritmo del covid.

A pesar de que VOCES es una entidad privada y sin fines de lucro, desde el mes de noviembre de 2020 para acá, se ha lanzado a la pista para bailar la danza de los millones gracias al Fondo de Ayuda del Coronavirus.

El contrato #2021DS1121 firmado el 4 de febrero de 2021 por $9,252,285.00, con el propósito de «aunar esfuerzos para fortalecer la infraestructura de salud de Puerto Rico», tiene vigencia hasta el 30 de junio de 2021. Sin embargo, en el mismo, el DS «autoriza la elegibilidad de los gastos incurridos por VOCES desde el 5 de enero del 2021 para la planificación, logística, almacenaje y ejecución para la administración de la vacuna contra COVID-19, bajo los fondos presupuestados y otorgados como subvención en este contrato, según lo permite la ley federal conocida como CARES ACT a través del Coronavirus Relief Fund».

En el acuerdo, la entidad incorporada en el 2013 por su fundadora, la Sra. Lilliam M. Rodríguez Capó se compromete a:

  1. Abrir once (11) centros divididos en dos fases para administrar vacunas en las regiones de Manejo de Emergencias, bajo los criterios definidos por el Departamento de Salud en coordinación con VOCES.
    1. En la primera fase se abrirán centros en San Juan, Arecibo, Caguas, Ponce y Bayamón.
    2. En la segunda fase se abrirán centros en Fajardo, Mayagüez, la montaña, y otros pueblos a identificarse bajo los criterios definidos por el Departamento de Salud en coordinación con VOCES.
  2. El proceso de vacunación se llevará a cabo 6 días de la semana en 2 turnos de seis (6) horas de trabajo cada uno, para un total de doce (12) horas de trabajo al día (de 6:00 am a 6:00 pm), que incluyen cuatro (4) horas de preparación, desinfección y cierre.
  3. VOCES será el proveedor autorizado por el Departamento de Salud para recibir, almacenar, administrar y reportar las vacunas en el sistema del Departamento de Salud denominado «Puerto Rico Immunization Information System» (PRIIS). Esto incluye, coordinar las clínicas de vacunación, proveer el personal administrativo y para la operación de vacunación, cubrir los gastos operacionales y el equipo, además de los materiales desechables.
  4. La administración de vacunas por parte de VOCES dependerá de que el Departamento de Salud tenga disponible las vacunas contra COVID-19 para la población en las diversas fases que determine; y, entregue a VOCES el equivalente de quinientas (500) a mil (1,000) dosis diarias por centro de vacunación abierto.

Pero las preguntas que nos hacemos:

  1. ¿Nueve millones de dólares en tan solo cinco meses para una entidad que supuestamente trabaja mayoritariamente con voluntarios y colaboraciones de otras entidades que también dicen ser sin fines de lucro? Reconocemos que el contrato provee para que se contrate personal para los operativos de la vacuna experimental, pero ¿nueve millones para una labor de apoyo al Departamento de Salud? ¿Y en qué trabaja el personal del DS?

A preguntas nuestras, una ex funcionaria de dicho Departamento que prefirió permanecer en el anonimato, se mostró sorprendida con el monto del contrato y aseguró que el mismo no se justifica si se contara con el personal de las Oficinas Regionales de Salud. «¿Para qué entonces son las regiones? Cada Región tiene programas de vacunación y enfermeras», reaccionó en tono molesto y añadió: «El Programa de Madres y niños tiene enfermeras, el Programa de Vacunación tiene enfermeras, el Programa de Discapacidad tiene enfermeras, el Programa de Enfermedades Venéreas tiene enfermeras, el WIC tiene enfermeras, y tienen médicos en el Programa de HIV que pueden utilizarlos también», sugirió.

Llama la atención que en diciembre de 2020, el secretario de salud de entonces Lorenzo González, público un plan preliminar para la vacunación contra el covid-19. En el mismo, parecería que todo estaba bajo control y que las Organizaciones no Gubernamentales (ONG) y sin fines de lucro serían un apoyo a la operación del DS. En dicho plan se cuenta con los hospitales, Municipios y otras agencias gubernamentales para la vacunación en masa que se pretende llevar a cabo en la isla. La Guardia Nacional tendría a su cargo la logística de campo y de distribución de la experimental vacuna. ¿Entonces? ¿Se justifica la cuantía de dicho contrato?

Según el acuerdo, VOCES debe entregar unos reportes de cómo se han invertido dichos fondos, los cuales nos encantaría que se hagan públicos ya que a los chavos no los cobija la ley HIPAA.

En al menos dos lecturas hechas al contrato, no hallamos ninguna cláusula que indique la devolución del dinero no invertido en el operativo.

Si las vacunaciones son en instalaciones públicas, los Municipios estarán colaborando, las vacunas las proveerá el Gobierno, la logística de distribución es de la GN, mucho del personal es voluntario, el gasto principal sería en materiales desechables y en profesionales para la inoculación, en caso de que no se utilice el personal del DS. Entonces, no es descabellado pensar que posiblemente haya un beneficio económico para la organización «sin fines de lucro».

Pero este no ha sido el único contrato de VOCES que nos ha llamado la atención. En diciembre de 2020, Salud le dio a la «sin fines de lucro» $3, 413,961.00 en «un solo pago anticipado» por tan solo mes y medio de servicios.

Aunque el contrato lo firma VOCES con el DS, realmente es una alianza entre varias organizaciones que se dedican a la educación sobre enfermedades crónicas. La misma fue denominada «El Paciente Primero». El fin es educar sobre la Telemedicina a una población que en su mayoría tiene poco o ningún conocimiento tecnológico.

Lo robusta y ambiciosa propuesta presentada, en contraste con las siete semanas que dura el contrato, podría dar la impresión de que sería difícil que la misma se cumpla a cabalidad. Afortunadamente, alguien vio la luz y dos días antes de que venciera, el acuerdo fue enmendado para hacerlo extensivo hasta el 30 de junio de 2021, lo que es más razonable.

Lea aquí el contrato y la propuesta de servicios.

Si VOCES es una entidad «sin fines de lucro» que se dedica a promover las vacunas en Puerto Rico, ¿qué hacen metidos en el negocio de la Telemedicina? ¿A caso las vacunas se pueden inyectar a distancia? No obstante, el hecho de que la «sin fines de lucro» sea la agente fiscal del acuerdo, se lleva $1,313,978,56. Sobre eso, recibe además, $766,064.73 como parte de la repartición de los fondos restantes para las organizaciones. De los $3.4 millones de este contrato VOCES se quedará con $2.1 millones.

El contrato para la Telemedicina fue firmado bajo Lorenzo González y el de la vacunación anti covid, bajo el incumbente Carlos Mellado. Ambos secretarios que están llamados a velar por la salud de los residentes en Puerto Rico, promueven el miedo a un supuesto virus menos letal que la influenza, para así llevar a la población a vacunarse en masas con una vacuna experimental que tampoco les son advertidos sus posibles efectos secundarios. Faltaría enterarnos de que han negociado la isla para convertirla en una gran Estación Experimental.

Nos comunicamos con la Oficial de Relaciones Públicas del DS para explorar la posibilidad de que el Dr. Mellado nos contestara varias preguntas, pero esta nos informó que por el momento, no estaría disponible.

En resumidas cuentas, VOCES a obtenido $11.3 millones en dos contratos con el Departamento de Salud por siete meses de servicios. Y aunque gran parte de ese dinero se podría ir en gastos operacionales, algunos millones podrían sobrar para la «sin fines de lucro». VOCES y su mensajera Dra. Antonia Coello de Novello, pretenden convencer a los puertorriqueños de las bondades de las vacunas. Luego se insertan en el negocio de espetarlas. Con tantos millones, ¡claro que el covid existe!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*