¿Cómo aceptar como vacuna lo que es un experimento de terapia genética que ha fracasado en animales?

¿CÓMO ENTENDER QUE “MÉDICOS Y CIENTÍFICOS” SE UNAN AL CORO DE EXIGIR LAS VACUNAS, SIN EXIGIR GARANTÍAS DE SU EFICACIA Y LOS RESULTADOS DE SU ELABORACIÓN?

Share with:


 Por: Pablo Hernández Parra sofiaesteves44@gmail.com.

          El anuncio del gobierno argentino sobre la Plandemia genocida en marcha y los comentarios que hace el Dr. Buscaya, debe servirnos para comenzar a entender que estamos en presencia de una guerra mundial a muerte de los ricos y el capital contra los pobres y el trabajo, especialmente en occidente y mas específicamente en America latina. 

          Los «argumentos del gobierno argentino, son las «sin razones» del poder mundial para justificar el encierro, el desempleo, las muertes, etc, etc, donde al final las victimas terminamos siendo los culpables de nuestra propia muerte, hasta el punto que el familiar o amigo que nos visita o lo saludamos, puede ser nuestro asesino.

          Estamos en presencia de una reedición ampliada y mejorada del criminal requerimiento de la corona española, mediante el cual justificaron el genocidio de millones de habitantes de este continente y la expropiación de sus tierras y recursos. Si no reconocíamos a dios y al papa, como dueños de TODA la Tierra y a la corona española y los reyes católicos, como dueños de estas tierras “DESCUBIERTAS” y a sus habitantes “salvajes e infieles” como servidumbre, desarrollaron un genocidio, que incluyó violencia, violaciones y también pandemia. EL gran aporte cultural de occidente al continente americano queda resumido en lo que nos trajeron: Los españoles –y los europeos agregamos– trajeron a América: piojos, pulgas, ratas, cucarachas y otras alimañas, enfermedades infectocontagiosas: viruela, sarampión, tos ferina, gripe, difteria, peste, tifus, tracoma, muermo, rabia, gonorrea, tuberculosis, lepra, fiebre amarilla, sífilis y otros, que diezmaron a la población americana; trajeron también el tráfico de esclavos.

          Quien no entienda este momento histórico como los inicios de un genocidio a escala mundial, donde la muerte por pandemias, guerras, crimen organizados, vacunaciones masivas, encierros, hambre, desempleo amen del resto de pandemias que ya padecemos, no se podrá comprender la situación geopolítica mundial y menos poder alertar y preparar a las nuevas generaciones que vivirán bajo este mundo de barbarie, que ya vivimos en Venezuela. Este país y su gobierno, le enseña al mundo y al continente el que les espera, bajo el imperio de gobiernos y estados forajidos, militares, policiales y delictivos sustentando el crimen organizado, además del terrorismo de estado, la violencia sin fin, los conflictos transfronterizos, tráfico de drogas, la corrupción galopante, el cercenamiento total de las libertades y derechos democráticos a través, de un estado de sitio permanente, llamado quédate en casa y no te acerques al amigo, familiar o vecino. El macabro negocio de las “vacunas” ya reconocidas como el primer ensayo con humanos de un tipo de tratamiento que entre los animales a los que se les practicó produjo la muerte de los mismos. 

          Y sin embargo, la idiotizacion de la población no solo abarca a sus sectores más pobres, sino que el experimento de las vacunas han comenzado con el personal de salud de los estados, lo que el crimen es de una alevosía y premeditación total. Si en Venezuela con la Plandemia el 20% de los fallecidos ha sido personal de salud atendiendo hospitales evidentemente contaminados, que pasará  con todos los médicos, enfermeras, trabajadores de la salud que están siendo utilizados como conejillos de india, de un experimento que fracasó en animales y que desde el 2012 fue denunciado en EEUU por cuanto eran ensayos que en sus primeros momentos despertó el temor de las imprevisibles consecuencias entre los científicos, obligando al gobierno de Obama y al propio Dr. Fauci en el 2014 a suspender dichos ensayos.

          Estan consciente los gobiernos del continente permitiendo que se experimente con su personal de salud aplicándoles tratamientos QUE NO SON VACUNAS y cuyas consecuencias ni siquiera se analizaron en animales, no solo de acuerdo al tamaño de los mismos, sino con el mínimo tiempo necesario, para demostrar la eficacia total de la vacuna que inmunice contra la enfermedad, tal como es el objetivo.

          La solución a una enfermedad siempre ha sido las vacunas, desde el descubrimiento de las mismas. Nadie, en su sano juicio se puede oponer a la aplicación de una vacuna que le cure e inmunice contra una enfermedad. Solo que en este caso COMO ES PÚBLICO Y NOTORIO, NINGUNA DE LAS SUPUESTAS VACUNAS EN MARCHA INMUNIZAN CONTRA EL COVID 19 EMPEZANDO POR QUE ES UN VIRUS QUE MUTA A UNA VELOCIDAD INCREÍBLES, LO QUE HACE INEFICAZ CUALQUIER VACUNA.

          Por otro lado si  como se sospecha con bastante certeza, de que el Covid 19  es una modificación genética del SARS COV 1, REALIZADA EN LABORATORIOS DE EE.UU, Canadá y el Reino Unido, no sabemos hasta este momento si los creadores de esta arma biológica de destrucción masiva, también han elaborado y difundidos otras cepas –y lo seguirán haciendo- manteniendo el encierro y las vacunaciones permanentes. 

          Lo que si es cierto que las “vacunas” aprobadas y que están siendo aplicadas, no son tales vacunas, sino fármacos antivirales como el Remdesivir, usado ampliamente en China, para aliviar los síntomas causados por el Covid 19, pero NO INMUNIZAN y pese a estar en fase de experimentación, los organismos sanitarios de EEUU y Europa lo han autorizado bajo el disfraz de la “emergencia” como  un medicamento significa que se considera que satisface una necesidad médica no cubierta en la medida en que el beneficio para la salud pública de su inmediata disponibilidad es superior a la incertidumbre derivada de la limitación de los datos disponibles.

           Como vemos es un experimento con muchas fallas y lagunas en su aplicación. En noviembre pasado su uso  fue desaconsejado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además de que según, la infectóloga Raquel Stucchi, de la Universidad Estatal de Campinas, Brasil, asegura que remdesivir no va a ayudar a controlar o modificar el curso de la pandemia. «Es un medicamento que puede reducir levemente la posibilidad de que el paciente gravemente enfermo necesite un respirador, pero en los estudios no ha cambiado la mortalidad y tiene un costo muy elevado», señaló.

          El precio del producto por dosis fijado por Gilead Sciences es de US$390, pero según sus propios estudios los pacientes deben recibir un promedio de seis dosis, lo que eleva el costo total a US$2.340..  Y el negocio es tan redondo que su costo de producción no supera los 10 dólares. 

          Y claro Gilead Sciences es una compañía que tiene ese medicamento almacenado desde el 2009,  fracasando estrepitosamente en todos los ensayos como antiviral., hasta que en China en enero del 2020 se “descubrió su efectividad” y Gilead autorizo a los chinos para su uso. El resultado, Gilead en el 2020 vendió 2,300 millones de dólares  solo de este producto saliendo de sus inventarios. ¿Y cómo es posible, que un fármaco que experimentalmente ha fracasado desde el 2009, se haya convertido en la medicina de la oligarquía del dinero? Muy  fácil, los dueños de Gilead son  los fondos de inversiones más grandes del mundo: BlackRock y The Vanguard Group  y no se requieren otros argumentos.https://www.wikiwand.com/es/Gilead_Sciences.

          Una vez más llamo a resistir en esta verdadera guerra a muerte del capital financiero contra los pobres, trabajadores y asalariados, con la primera arma que debemos blandir: La verdad a partir de la investigación de los hechos. Saludos 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*