La Geopolítica de la Propiedad Privada. Parte I

“El que no escriba la historia universal como historia criminal, se hace cómplice de ella.”

Share with:


Por: Pablo Hernández Parra
sofiaesteves44@gmail.com

   “El que no escriba la historia universal como historia criminal, se hace cómplice de ella.” Así escribía Karl Heinrich Leopold Deschner en su notable Historia Criminal del Cristianismo. Le faltó agregar al sujeto principal de esa historia: Los propietarios privados, surgidos a partir de la descomposición de la vieja sociedad primitiva, también conocida como “prehistoria”, periodo donde comenzó nuestra evolución a partir de la especie de primates superiores del cual provenimos. 

         En consecuencia, no se puede confundir la historia de evolución de los homínidos, de donde procedemos los Homo Sapiens o seres humanos de hoy, con la historia de la propiedad privada, del Estado, las clases sociales, la religión y la familia patriarcal conocida como civilización. En esta última, una minoría de propietarios conservando sus rasgos de los animales de donde provenimos, viven de la esclavitud del trabajo de la mayoría de seres humanos. Desde ese momento, la sociedad humana se ha dividido, entre una minoría propietaria que no trabaja y una mayoría trabajadora que produce los bienes materiales necesarios y los servicios socialmente útiles para el mantenimiento y evolución de cualquier sociedad. 

         Una cuestión es la historia del trabajo como condición eterna en la vida de los humanos, relación elemental con el ambiente y base material de toda sociedad. Y otra cosa diametralmente opuesta, es la historia del crimen, del engaño, del robo y las mentiras de los propietarios privados para esclavizar al trabajador y vivir del producto del trabajo de este. En pocas palabras la historia de la civilización. (De la introducción a la presentación)

La-geopolítica-de-la-propiedad-privada-y-de-la-esclavitud-del-trabajo-Parte-1

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*