VOCES incumple con multimillonario contrato para inyectar el experimento, pero Salud le sigue dando más millones

Share with:


Nota del Editor: El siguiente, es una actualización del reportaje publicado el 9 de marzo de 2021 titulado: «Por los millones bailan al ritmo del covid: Otorgan contrato para vacunación masiva de 9 millones en solo 5 meses» En realidad son sobre $20 millones para 9 meses, aunque les quitaron $4.6 M de los 9 de este titular. Las actualizaciones estarán en letras rojas, ya que es información nueva que proveen nuestras fuentes del Departamento de Salud.

Por: Jesús Rodríguez García

@jexusrodgar

@RadioAcromatica

Sigue la danza de contratos en el Departamento de Salud (DS). En esta ocasión le contamos sobre un jugoso contrato (jugosos contratos) que el Departamento de Salud le otorgó a la Coalición VOCES. (COALICIÓN DE INMUNIZACIÓN y PROMOCIÓN DE LA SALUD INC.); organización que ha demostrado no tener la capacidad para manejar este tipo de dinero y pudiera estar gastando por gastar.

Cuando observamos que tantos médicos en Puerto Rico se han abrazado a la narrativa oficialista del coronavirus, asumiendo muchas veces posturas según muchos de sus pares a nivel internacional, acientíficas y contradiciendo los principales postulados de la medicina que nos han regido por los últimos 60 años, tenemos que preguntarnos si son los millones de dólares lo que los hace bailar al ritmo del covid.

A pesar de que VOCES es una entidad privada y sin fines de lucro, desde el mes de noviembre de 2020 para acá, se ha lanzado a la pista para bailar la danza de los millones gracias al Fondo de Ayuda del Coronavirus. La pregunta que hacen mis fuentes en el Departamento de Salud es si aunque la organización como tal no se lucre; ¿Habrá personas y otros allegados lucrándose?  Mis fuentes hablan de nepotismo y amiguismo en todas partes de VOCES; desde la junta de directores, hasta amigos siendo favorecidos con jugosos contratos.

El contrato #2021DS1121 firmado el 4 de febrero de 2021 por $9,252,285.00, con el propósito de «aunar esfuerzos para fortalecer la infraestructura de salud de Puerto Rico», tiene vigencia hasta el 30 de junio de 2021. Sin embargo, en el mismo, el DS «autoriza la elegibilidad de los gastos incurridos por VOCES desde el 5 de enero del 2021 para la planificación, logística, almacenaje y ejecución para la administración de la vacuna contra COVID-19, bajo los fondos presupuestados y otorgados como subvención en este contrato, según lo permite la ley federal conocida como CARES ACT a través del Coronavirus Relief Fund». Este contrato, según la página del contralor fue enmendado el 28 de junio, 2 días antes de su expiración.  Las fuentes del Departamento de Salud, que prefirieron permanecer anónimas aseguran que esa enmienda incluye la devolución al Departamento de Salud de $4.6 millones o el 50% de los fondos otorgados.  Según la fuente, VOCES no cumplió con los requisitos del contrato y no pudo usar los fondos.  Esto como veremos con otro contrato, parece ser un patrón de esta organización.  Entonces ¿Por qué se le siguen dando fondos? ¿Para mantener viva la noción de una pandemia que no existe y seguir manteniendo vivo el flujo de dinero en el Departamento de Salud? ¿Cuánto dinero se quedará en el Departamento de Salud solo por procesar estos fondos?

Esto es importante porque el 1 de julio se le otorgó a VOCES otro jugoso contrato (2022-DS0168) de $11.2 millones hasta el 30 de septiembre 2021.   

En el acuerdo, que expiró el 30 de junio, la entidad incorporada en el 2013 por su fundadora, la Sra. Lilliam M. Rodríguez Capó se comprometió a:

  • Abrir once (11) centros divididos en dos fases para administrar vacunas en las regiones de Manejo de Emergencias, bajo los criterios definidos por el Departamento de Salud en coordinación con VOCES. No se ha encontrado evidencia alguna que esto sucedió.  Se ha revisado los reportajes en los medios, hablado con personas asociadas a estos centros de vacunación, y no se ha encontrado que VOCES haya cumplido con esta parte del contrato. De hecho, en el Departamento de Salud se dice en los pasillos que la enmienda que se hizo 2 días antes que expirara el contrato era para tratar de corregir que VOCES no haya hecho lo que se comprometió contractualmente a hacer.  Ahora bien, ¿Dónde esta la oficina del contralor o del Inspector general que no actúa? De ser esto cierto, quiere decir, que una organización no cumplió con su contrato, realizó gastos de al menos $4.6 millones en actividades no incluidas en el contrato, y el Departamento de Salud en vez de penalizarlos, le ajusta el contrato 2 días antes de que expire para que parezcan que cumplieron y le otorgaron otro contrato adicional con fondos diferentes.  ¿Es esta la manera correcta?
    • En la primera fase se supone que se abrieran centros en San Juan, Arecibo, Caguas, Ponce y Bayamón. De acuerdo a los reportajes en los medios, nunca se abrió un centro en Arecibo y Ponce.  La evidencia sugiere que hubo un centro en Guaynabo en el Centro Cultural Yolanda Guerrero.  A mediados de mayo (aproximadamente 45 días antes de terminar el contrato se abre un centro de vacunación en Plaza las Américas (San Juan).  A menos de 30 días de terminarse el contrato, se abrió un centro en El Cantón Mall (Bayamón), Montehiedra (San Juan), y Las Catalinas (Caguas).  Este último parece haber abierto por una semana solamente.  Hay que preguntarse si la intención del Departamento de Salud era que se abrieran centros en comunidades o en centros comerciales como hizo VOCES.
    • En la segunda fase se supone se abrieran centros en Fajardo, Mayagüez, la montaña, y otros pueblos a identificarse bajo los criterios definidos por el Departamento de Salud en coordinación con VOCES.  De acuerdo a medios de prensa, VOCES abrió un centro de vacunación en el Mayagüez Mall el 31 de mayo, 30 dias antes de la expiración del contrato.  No hay evidencia que se hayan creado centros en Fajardo o pueblos de la montaña. 
  • El proceso de vacunación se supone se llevara a cabo 6 días de la semana en 2 turnos de seis (6) horas de trabajo cada uno, para un total de doce (12) horas de trabajo al día (de 6:00 am a 6:00 pm), que incluyen cuatro (4) horas de preparación, desinfección y cierre.  Solo con mirar el horario de los centros comerciales, podemos determinar que esto no se siguió.  Algunos centros comerciales abren a diferentes horas. De acuerdo a las publicaciones de VOCES y el Departamento de Salud, las actividades de vacunación fuera de estos centros comerciales empezaban a las 8-9 AM y terminaban a las 3-4 PM.  Recientemente se han visto actividades anunciadas en las tardes, pero no se encontró ninguna a las horas contratadas para los supuestos 11 centros.
  • VOCES será el proveedor autorizado por el Departamento de Salud para recibir, almacenar, administrar y reportar las vacunas en el sistema del Departamento de Salud denominado «Puerto Rico Immunization Information System» (PRIIS). Esto incluye, coordinar las clínicas de vacunación, proveer el personal administrativo y para la operación de vacunación, cubrir los gastos operacionales y el equipo, además de los materiales desechables.  
  • La administración de vacunas por parte de VOCES dependería de que el Departamento de Salud tenga disponible las vacunas contra COVID-19 para la población en las diversas fases que determine; y, entregue a VOCES el equivalente de quinientas (500) a mil (1,000) dosis diarias por centro de vacunación abierto. De acuerdo a las fuentes y reportajes, donde había quejas de la disponibilidad de la vacuna de parte de la Sra. Rodriguez Capo, Ejecutiva Principal de VOCES, lo cierto es que con solo un centro de vacunación establecido en Guaynabo, VOCES debió de haber estado recibiendo esas dosis prometidas.  Pareciera que VOCES no pudo convocar esa cantidad de personas para ese centro de manera regular y/o estaba desviando las vacunas para otras actividades no autorizadas por el contrato. 
  • Según la propuesta sometida para este contrato, VOCES se comprometió a “vacunar aproximadamente unas 500 personas diarias en cada centro abierto por 20 semanas para un impacto de 600,000 dosis durante la vigencia de esta propuesta”.  La evidencia revisada sugiere que solo administro cerca de 230,000 dosis.

Pero las preguntas que nos hacemos:

  • ¿Nueve millones de dólares en tan solo cinco meses para una entidad que supuestamente trabaja mayoritariamente con voluntarios y colaboraciones de otras entidades que también dicen ser sin fines de lucro? Reconocemos que el contrato provee para que se contrate personal para los operativos de la vacuna experimental, pero ¿nueve millones para una labor de apoyo al Departamento de Salud? ¿Y en qué trabaja el personal del DS? El tiempo parece haber contestado estas preguntas y ahora es cuestión de que al Departamento de Salud, el Inspector general, el Departamento de Justicia, y/o el Contralor les interese buscar las respuestas. 
  • De manera incógnita visitamos y se envió personas a varias de estas actividades de VOCES.  Lo que allí encontramos fueron personas descontentas trabajando en estas actividades. Encontramos que había varias compañías proveyendo personal, pero dos fueron identificadas como amistades de la Sra. Rodríguez Capó que se estaban beneficiando según nos cuentan, desproporcionadamente.  Aparentemente el problema era tal, que para que el personal de enfermería pudiera seguir trabajando tenían que brincar a esa compañía.  También, el uso de voluntarios y colaboraciones de otras entidades se monopolizó.  Nuestras fuentes hablan de una persona que tenía el control de estos voluntarios y planificaba actividades para su beneficio que resultaban ser desastrosas.  Sin entrar en muchos cálculos, una simple comparación aritmética nos demuestra que VOCES se comprometió a 600,000 dosis por $9,252,285 o $15.42 por dosis administrada.  Sin embargo, pareciera que administraron 230,000 por 4,626,142.50, o $20.11 la dosis.  En otras palabras, su operación costó $4.69 más por dosis, o $1,078,700 más caro que lo que habían prometido.

A preguntas nuestras, una ex funcionaria de dicho Departamento que prefirió permanecer en el anonimato, se mostró sorprendida con el monto del contrato y aseguró que el mismo no se justifica si se contara con el personal de las Oficinas Regionales de Salud. «¿Para qué entonces son las regiones? Cada Región tiene programas de vacunación y enfermeras», reaccionó en tono molesto y añadió: «El Programa de Madres y niños tiene enfermeras, el Programa de Vacunación tiene enfermeras, el Programa de Discapacidad tiene enfermeras, el Programa de Enfermedades Venéreas tiene enfermeras, el WIC tiene enfermeras, y tienen médicos en el Programa de HIV que pueden utilizarlos también», sugirió. Esto, aunque cierto, no parece ser relevante.  El contrato era para vacunaciones masivas y las oficinas regionales no están preparadas para esto.  Lo que sí es relevante, es que existía una red de proveedores que se pudieron haber usado para la vacunación.  Al final, la organización que representa estos proveedores acaparó la vacunación en Puerto Rico como los lugartenientes de una administración opresora de derechos humanos.

Llama la atención que en diciembre de 2020, el secretario de salud de entonces Lorenzo González, público un plan preliminar para la vacunación contra el covid-19. En el mismo, parecería que todo estaba bajo control y que las Organizaciones no Gubernamentales (ONG) y sin fines de lucro serían un apoyo a la operación del DS. En dicho plan se cuenta con los hospitales, Municipios y otras agencias gubernamentales para la vacunación en masa que se pretende llevar a cabo en la isla. La Guardia Nacional tendría a su cargo la logística de campo y de distribución de la experimental vacuna. ¿Entonces? ¿Se justifica la cuantía de dicho contrato?

Según el acuerdo, VOCES debía entregar unos reportes de cómo se han invertido dichos fondos y se nos informa que se sometieron mensualmente como requerido. Nos encantaría que se hagan públicos ya que a los chavos no los cobija la ley HIPAA. 

En al menos dos lecturas hechas al contrato, no hallamos ninguna cláusula que indique la devolución del dinero no invertido en el operativo.  No obstante, el dinero no se devolvió porque el Departamento se lo canceló a VOCES y no permitió que se usara 50% de esos fondos.

Si las vacunaciones son en instalaciones públicas, los Municipios estarán colaborando, las vacunas las proveerá el Gobierno, la logística de distribución es de la GN, mucho del personal es voluntario, el gasto principal sería en materiales desechables y en profesionales para la inoculación, en caso de que no se utilice el personal del DS. Entonces, no es descabellado pensar que posiblemente haya un beneficio económico para la organización «sin fines de lucro». Según las fuentes, parte de esto está en lo correcto ya que cuando se habla de lucrarse, muchas veces no es solo la organización sino personas allegadas. Esta información también debió haber sido sometida al Departamento de Salud y hacerse pública.

Pero este no ha sido el único contrato de VOCES que nos ha llamado la atención. En diciembre de 2020, Salud le dio a la «sin fines de lucro» $3, 413,961.00 en «un solo pago anticipado» por tan solo mes y medio de servicios.

Aunque el contrato lo firma VOCES con el DS, realmente es una alianza entre varias organizaciones que se dedican a la educación sobre enfermedades crónicas. La misma fue denominada «El Paciente Primero». El fin es educar sobre la Telemedicina a una población que en su mayoría tiene poco o ningún conocimiento tecnológico.

Lo robusta y ambiciosa propuesta presentada, en contraste con las siete semanas que dura el contrato, podría dar la impresión de que sería difícil que la misma se cumpla a cabalidad. Afortunadamente, alguien vio la luz y dos días antes de que venciera, el acuerdo fue enmendado para hacerlo extensivo hasta el 30 de junio de 2021, lo que es más razonable.  Las fuentes en el Departamento de Salud aseguran que el contrato se extendió hasta junio porque a pesar de que se había gastado gran parte del presupuesto, VOCES no había cumplido con sus obligaciones contractuales.  No se encontró evidencia en la página del contralor, pero aseguran las fuentes de que este contrato fue extendido otra vez hasta septiembre para darle la oportunidad a VOCES a que cumpla con sus obligaciones contractuales.  O sea, que nueve meses después de haber expirado el contrato y haber recibido los fondos, todavía VOCES no cumple con lo que se comprometió hacer.

Si VOCES es una entidad «sin fines de lucro» que se dedica a promover las vacunas en Puerto Rico, ¿qué hacen metidos en el negocio de la Telemedicina? ¿A caso las vacunas se pueden inyectar a distancia? No obstante, el hecho de que la «sin fines de lucro» sea la agente fiscal del acuerdo, se lleva $1,313,978,56. Sobre eso, recibe además, $766,064.73 como parte de la repartición de los fondos restantes para las organizaciones. De los $3.4 millones de este contrato VOCES se quedará con $2.1 millones.

El contrato para la Telemedicina fue firmado bajo Lorenzo González y el de la vacunación anti covid, bajo el incumbente Carlos Mellado. Ambos secretarios que están llamados a velar por la salud de los residentes en Puerto Rico, promueven el miedo a un supuesto virus menos letal que la influenza, para así llevar a la población a vacunarse en masas con una vacuna experimental que tampoco les son advertidos sus posibles efectos secundarios. Faltaría enterarnos de que han negociado la isla para convertirla en una gran Estación Experimental.

Nos comunicamos con la Oficial de Relaciones Públicas del DS para explorar la posibilidad de que el Dr. Mellado nos contestara varias preguntas, pero esta nos informó que por el momento, no estaría disponible.

En resumidas cuentas, VOCES a obtenido $11.3 millones en dos contratos con el Departamento de Salud por siete meses de servicios. Sin embargo, no pudo cumplir con sus obligaciones en el contrato de telemedicina y el Departamento de Salud le sigue dando extensiones para que puedan cumplir con sus obligaciones, y le removió $4.6 M del contrato de COVID por tan poco poder cumplir antes de junio 30. Y aunque gran parte de ese dinero se podría ir en gastos operacionales, algunos millones pudieron haberse invertido en altos salarios y en contrataciones innecesarias de ejecutivos y personal allegado. Las fuentes no pueden asegurar que VOCES como organización se haya beneficiado con fondos, pero muchos de sus empleados y compañías cercanas se han servido con la cuchara grande. VOCES y su mensajera Dra. Antonia Coello de Novello, pretenden convencer a los puertorriqueños de las bondades de la inyección experimento. Luego se insertan en el negocio de espetarlas. Con tantos millones, ¡claro que el covid existe! Hablando de la Dra. Coello de Novello, supuestamente renunció a VOCES. Las fuentes, no pudieron precisar las razones de dicha renuncia.

Pensaríamos, que una organización que no ha podido responder y cumplir con sus obligaciones contractuales no sería considerada para más propuestas.  Pero no en este Departamento de Salud y este gobierno.  No pudieron cumplir con el contrato de telemedicina, y no pudieron cumplir con el contrato de COVID.  ¿Cómo reacciona este Departamento y el gobierno?  ¡Le dieron un contrato más grande! No pudieron gastar $9M en 6 meses y este Departamento de Salud les da un contrato por $11,200,000 para 3 meses. ¿Esto tiene lógica?  La oficina del contralor identifica este contrato como el contrato 2022-DS0168.  En este contrato se supone que VOCES haga lo siguiente:

1. impactar los esfuerzos de inmunización con 700,000 dosis.  (Seamos honestos, si no pudieron administrar 600,000 dosis en 6 meses cuando las personas buscaban la vacuna, ¿Qué les hace pensar que pueden administrar 700,000 dosis en 3 meses?  ¿Estarán usando estas cifras ridículas para inflar el presupuesto y recibir más dinero?)

2. Coordinación y ofrecimiento de servicios de inmunización masivas a toda la población autorizada por las Guías del FDA, CDC el Departamento de Salud.  (Esto parece ser otro engaño y va en contra del mismo Departamento de Salud.  El Secretario de Salud se ha expresado en contra de las vacunaciones masivas y dijo que no iba haber más de estas desde el 19 de mayo).

 3. Vacunar aproximadamente entre un mínimo de 1,000 personas diarias a un máximo de 6,000 personas por eventos o sectores. (Otra exageración. De acuerdo con las fuentes no se están vacunando 1,000 personas al día en todas las actividades combinadas, mucho menos 1,000 en cada evento).

 4. Atender las poblaciones vulnerables/desventajadas y mejorar la resiliencia de estos municipios en coordinación con las necesidades del Departamento de Salud de Puerto Rico, cubrir la isla, dando prioridad a municipios que muestran alto nivel de pobreza, altos niveles en poblaciones especiales, alto nivel de personas sin planes médicos, limitaciones de centros de vacunación, y alta incidencia de COVID. (Mirando las redes del Departamento y de VOCES, las actividades se siguen haciendo en los centros comerciales y algunas actividades individuales que no necesariamente están alineadas con las poblaciones vulnerables/desventajadas.  Si no se ha hecho en los primeros 45 días, ¿Cuándo lo van a hacer?)

5. Impactar los residenciales públicos de estos municipios, comunidades aisladas, y al final de nuestra visita proveer un manual y entrenamiento a estos municipios para el caso de que en el futuro sean llamados a proveer estos servicios autónomamente durante una emergencia. (¿Esto parece ser parte de lo que ya estaban haciendo con el pasado contrato? ¿Cuál es la diferencia?

6. Municipios con limitación de acceso (DOSIS APROX. 400,000). Preparar la logística para identificar las necesidades particulares, la facilidad, los equipos de acuerdo al espacio y volumen esperado, los recursos y la planificación para poder definir la fecha del evento. 2 O 2 2 -DSO 1 6 8 Según la población que amerite el servicio, se propone mantener la facilidad abierta o disponible por 5 días corridos en cada municipio en horario extendido y pequeñas clínicas en barrios o comunidades para dar acceso a las personas sin movilización o encamados, para poder impactar a un grupo mayor de personas en cada municipio. VOCES puede impactar hasta 5 pueblos de manera simultánea por semana y extender su horario. El equipo de VOCES junto con el equipo de cada municipio estaría impactando desde un centro de vacunación y estaría de manera móvil visitando comunidades que el municipio identifique con poco acceso y alta densidad poblacional para mayor impacto.  (No hay evidencia que esto haya sucedido en los primeros 45 días de este contrato. ¿Cuándo lo van a hacer?)

7. Se procederá a alquilar las facilidades para almacenamiento y ejecución del evento, seguridad, transportación y otras necesidades. (No hay evidencia que esto haya sucedido en los primeros 45 días de este contrato. ¿Cuándo lo van a hacer?)

 8. Capacitación del personal de cada municipio para prepararlos para futuras epidemias o pandemias. (No hay evidencia que esto haya sucedido en los primeros 45 días de este contrato. ¿Cuándo lo van a hacer?)

9. Vivienda Pública (DOSIS APROX. 100,000). ( ¿Qué significa esto? ¿Cuál es la acción a realizar?)

10. Centro de Convenciones de Puerto Rico (DOSIS APROX. 200,000) (¿Cuál es la acción a realizar? No hay evidencia que esto haya sucedido en los primeros 45 días de este contrato. ¿Cuándo lo van a hacer?)

11. Abrir un centro de llamadas, más utilizar una plataforma de mensaje de texto donde se pueda entrenar a un equipo de trabajo para llevar un mensaje uniforme con el Departamento de Salud. VOCES desea entrenar un equipo de trabajo para desarrollar las contestaciones a las preguntas más frecuentes, que asista a las personas en la búsqueda de citas digitales, que eduque sobre los asuntos que se delimitan junto al Departamento de Salud, siguiendo las guías del CDC y las autorizaciones de uso de emergencia del FDA. (No hay evidencia que esto haya sucedido en los primeros 45 días de este contrato. ¿Cuándo lo van a hacer?)

12. Centro de Datos (¿Cuál es la acción para realizar?)

13. Campaña Educativa y activación de participantes (No hay evidencia que esto haya sucedido en los primeros 45 días de este contrato. ¿Cuándo lo van a hacer?)

14. VOCES continuará dando especial atención y facilitando los accesos a los sectores vulnerables como los adultos mayores de 65 años, personas con diversidad funcional cognitiva y/o física, pacientes con enfermedades crónicas, personas de diversidad racial, poder adquisitivo limitado, deambulantes, y otros determinantes sociales de salud. La implementación de facilitadores de lenguaje de señas en vacunaciones masivas para la población sordomuda sin embargo esto hay que integrarlo en todos los eventos masivos, proveer sillas de ruedas, entre otros. (No hay evidencia que esto haya sucedido en los primeros 45 días de este contrato. ¿Cuándo lo van a hacer si ya no hay eventos masivos?)

15. El montaje físico para cada evento debe comenzar de 48 a 24 horas antes de la hora de apertura del evento con limpieza y acondicionamiento del área a realizar la masiva. El montaje físico «andamiaje» del salón será realizado de acuerdo al diseño que se prepare por VOCES adaptado a cada lugar particular a base de las necesidades. Se realizará montaje de las mesas y sillas en áreas establecidas como área de bienvenida, área de Registro, área para dosificación, área de vacunación, área de recogida de documentos. Se deben montar sillas en mesas de bienvenida, registro, dosificación, vacunación, recogido de documentos y área de observación. (No hay evidencia que esto haya sucedido en los primeros 45 días de este contrato. ¿Cuándo lo van a hacer?)

16. Preparación de materiales sobre las mesas de registro (hojas de cernimiento, hoja de evaluación, tarjeta de vacunación, hoja informativa sobre la vacuna, bolígrafos, grapadoras, alcohol o desinfectante de manos), mascarilla, FaceShield. Las mesas deben estar numeradas. (¿Esto es lo que se comprometen a hacer?  ¿Y cómo se estaba haciendo anteriormente?)

17. Preparación de materiales sobre las mesas de vacunación en cajas plásticas con material quirúrgico: sobres de alcohol, gasas, curitas, guantes, bolígrafos; contenedores plásticos rojos para disposición del material quirúrgico punzante desechable; alcohol y desinfectante de manos; colocación en el piso al centro de la mesa zafacón de cartón con bolsa regular y zafacón BioHazard con bolsa roja para disposición del material biomédico tales como: guantes, gasas, etc. Algunos de estos materiales los provee el CDC pero son limitados directamente a la vacuna. (¿Esto es lo que se comprometen a hacer?  ¿Cómo se estaba haciendo? ¿Por qué esto es parte de las acciones a completar?)

18. Rotulación para cada una de las áreas con banderines y/o señalizaciones. (¿Esto es lo que se comprometen a hacer?  ¿Cómo se estaba haciendo?)

19. Identificar zonas en área de estacionamiento para el mejor manejo del tráfico. Rotulación, conos, letreros de mano para el personal de esta área. Montaje de 2 carpas exteriores 20 x 20 con mesas y sus sillas en área designada para llevar el acceso personas con diversidad funcional que no puedan bajar al salón principal del evento. El montaje dependerá del tipo de facilidad a usar: espacios techados cerrados, espacios techados abiertos y/o al aire libre. El número de carpas dependerá de las áreas exteriores que se requiera habilitar. Todos requerirán de mesas de 8 pies, sillas, señalización, zafacones, bolsas de basura, equipo de BioHazard y desinfección. (¿Esto es lo que se comprometen a hacer?  ¿Cómo se estaba haciendo?)

20. VOCES propone continuar como proveedor autorizado por el Departamento de Salud para recibir, almacenar, administrar, educar y reportar las vacunas en el sistema del Departamento de Salud denominado «Puerto Rico Immunization Information System» (PRlIS) o aquel identificado por el DSPR. La administración de vacunas por parte de VOCES dependerá de que el Departamento de Salud tenga disponible las vacunas contra COVID-19 para la población y, entregue a VOCES el equivalente de tres mil (3,000) a seis mil (6,000) dosis por evento con el fin de administrar sobre 700,000 dosis (Las fuentes dicen que el Departamento de Salud tiene las vacunas, pero VOCES no las puede administrar)

Una vez más, esta organización no ha podido cumplir con los contratos que se le han dado y se les sigue dando dinero; ¿Por qué?  Prometieron vacunas a $15.42 la dosis y las administraron a 20.11.  Ahora en el nuevo contrato se comprometen a administrar vacunas a $16.00 la dosis basado en números irreales.  ¿Cuánto van a cobrar en realidad cuando no están administrando vacunas, pero sus gastos a empleados y compañías preferidas siguen altos?

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*