“46 años de dejadez no pueden ser excusa para no investigar un delito que no ha prescrito”

Share with:


Ante la noticia de que el secretario de Justicia de Estados Unidos, Merrick Garland, ha instruido a las agencias federales que al examinar peticiones de acceso a información deben mantener la apertura y la transparecncia en la administración de la Ley de Libertad de Información (FOIA por sus siglas en inglés) y dejó en claro que el Departamento de Justicia no defenderá las decisiones de no divulgación, la familia de Santiago (Chagui) Mari Pesquera, hijo de Juan Mari Brás asesinado en 1976, exige que el departamento de Justicia de Puerto Rico “se ponga las pilas” y aproveche esta oportunidad para solicitar los documentos que tiene el FBI y que se le han pedido en múltiples ocasiones sin ningún éxito.
“Es un buen momento para insistir en la desclasificación de los documentos que ya se han identificado e incluir otros que sabemos que existen y siempre nos han negado”, declaró Rosi Mari Pesquera, hermana de Chagui.  

“Han pasado muchos años”, ”ya esos archivos no existen”, “el FBI no acepta que entrevistemos a agentes retirados”, son ejemplos de las excusas que alega la familia les da el Departamento de Justicia de Puerto Rico para no adelantar en la investigación del asesinato del hijo de Juan Mari Brás, ocurrido en el 1976. 

“En el momento acusaron a Henri Walter Coira quien, no tenemos duda, fue el que disparó el arma que lo mató”, dijo Rosi Mari. “Pero Henri era mentalmente incompetente, según el siquiatra que lo evaluó, José R. Vigoreaux en 1981. En 1985 Coira se declara culpable y en 19 días tramitaron el juicio, después que un nuevo panel médico nombrado por Carlos Romero Barceló lo declarara apto para juicio. A Mari Brás, que no le habían notificado del juicio y cuando se enteró pidió audición para la vista de sentencia, lo citaron para el 18 de marzo. La abogada de Mari Brás acudió a la corte ese día y se encuentra con la sorpresa de que la vista de sentencia había ocurrido el día anterior”.

En 1985, luego de las vistas del Cerro Maravilla y de que el gobernador Carlos Romero Barceló perdiera las elecciones, el Departamento de Justicia reabrió el caso a cargo de la fiscal Crisanta Rodríguez y la misma concluyó, sin lugar a dudas, que Henry Walter Coira Story no actuó solo y otras personas participaron del asesinato.

“Desde ese momento el Departamento de Justicia mantiene el caso abierto. Las administraciones del Partido Popular y del Partido Nuevo Progresista se turnan en el gobierno, resultando en muy poco avance: el PPD, tímidamente, adelanta algo y el PNP luego lo detiene todo en una secuencia de acciones que anulan el progreso de la investigación” manifestó Mari Pesquera. “Es hora de reanudar con fuerza el trabajo dirigido a obtener justicia por parte de los funcionarios encargados”.

El jueves 24 de marzo de 2022, se cumplieron 46 años del crimen.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*