Junta Directiva de la Liga de Ciudades expresa su indignación ante la más reciente movida de la Junta de Control Fiscal

Share with:


Alcaldes miembros de la organización aseguran que la Junta de Control Fiscal no entiende el funcionamiento y operación de los Municipios

La Liga de Ciudades de Puerto Rico expresa su indignación ante la más reciente movida de la Junta de Control Fiscal, con la cual pretenden usurpar el poder de los funcionarios electos por el pueblo de Puerto Rico y aseguran que por no entender el funcionamiento de los municipios continúan imponiendo medidas desacertadas y descontextualizadas que tendrán impactos nefastos para la población y para el país.    

 “Cuando se anunció, el 9 de mayo del 2019, que la Junta proponía cubrir a los 78 municipios bajo su mandato nos surgieron muchas dudas, inquietudes y preocupaciones.  Hoy, ante el accionar de la Junta de Control Fiscal comprobamos que estábamos en lo correcto con nuestras preocupaciones”, expresó la Alcaldesa de Ponce, María E. Meléndez Altieri.  

Los planes fiscales preparados por la Junta de Control Fiscal prohíben a estos diez Municipios, entre otras cosas, el pagar el bono de Navidad a los empleados, así como los excesos de enfermedad.  Esta prohibición tendrá un impacto nefasto en la calidad de vida de los empleados, muchos de los cuales ganan el salario mínimo. En adición, la Junta obliga a que los Municipios eliminen los fondos de donativos a personas con necesidades especiales, así como donativos para actividades culturales y a organizaciones deportivas de las comunidades.  Esta prohibición afectará directamente a las comunidades más marginadas, así como a los niños y jóvenes de los Municipios cuya única oportunidad de actividad deportiva es aquella brindada por los gobiernos locales.  

En el anuncio realizado el año pasado la Junta de Control Fiscal afirmó que el objetivo de la designación de los 78 municipios como entidades cubiertas bajo PROMESA era el ‘asegurar su viabilidad fiscal a largo plazo’ (El Nuevo Día, La Junta aprueba un plan piloto para que municipios presenten un plan fiscal, 9 de mayo de 2019, Gloria Ruiz Kuilan y Joanisabel González).  En ese momento la Junta aprobó de manera unánime un plan piloto para que 10 municipios (Aibonito, Barranquitas, Camuy, Cidra, Comerío, Isabela, Orocovis, Quebradillas, San Sebastián y Villalba) presentaran un plan fiscal, con el fin de que pudieran estar cubiertos por PROMESA.  

La Junta de Control Fiscal expresó que trabajarían de la mano con los 10 municipios seleccionados para que desarrollaran sus planes fiscales y presupuestos, los cuales deberían ser certificados por el ente.  (El Nuevo Día, ibid.)  “Dijeron que ‘habían escuchado a los alcaldes’, que estaban ‘siendo proactivos’ para ayudarnos a delinear e implementar un plan que nos aleje de la insolvencia y nos lleve a la estabilidad fiscal y al desarrollo económico. Imagínense, que José Carrión dijo que todo esto era para que pudiéramos seguir haciendo lo que hacemos mejor: ‘servir las necesidades de sus constituyentes.’  Cuando la realidad es que nos están dejando inoperantes.”  Afirmó el Alcalde de Cabo Rojo, Bobby Ramírez Kurtz.

En la reunión en la que se anunció la inclusión de los municipios bajo Promesa, y el lanzamiento del plan piloto la directora ejecutiva de la Junta afirmó que «la Junta tiene como intención trabajar directamente con los municipios en este proceso.” Por su parte, el ahora renunciante Presidente de la Junta José Carrión compartió que “en definitiva, esto no es una sindicatura de los municipios.”  (El Nuevo Día, ibid.)  Las acciones de la Junta evidencian lo contrario.  

“De acuerdo con la revisión realizada del Plan Fiscal para nuestro Municipio, preparado por la Junta, llegamos a la conclusión que la Junta no entiende el funcionamiento y operación de los Municipios. El documento tiene deficiencias mayores en sus recomendaciones, así como un desconocimiento craso de las funciones municipales, congela el superávit e impone una serie de restricciones a las operaciones del Municipio.  El cumplir con el plan fiscal tendría implicaciones nefastas para los servicios que se ofrecen a la ciudadanía y para nuestra fuerza laboral, mucha de la cual gana el salario mínimo,” expresó por su parte el Alcalde de San Sebastián, Javier Jiménez. 

“Una cosa es enviar un presupuesto a la Junta, que es un documento público, con el fin de colaborar, y otra es reconocerle a la Junta la autoridad y el poder para establecer un plan fiscal municipal, que no lo hacemos,” expresó el Alcalde de Hormigueros, Pedro Juan García Figueroa.  “Viendo el accionar de la Junta con este programa piloto, a la única conclusión a la que podemos llegar es que la Junta busca administrar los Municipios, ya que para cualquier decisión hay que solicitar su permiso.  Este programa piloto le usurpa el poder a los Alcaldes, quienes han sido electos por el pueblo como parte del proceso democrático del país,” compartió por su parte Cristina M. Miranda Palacios, Directora Ejecutiva Fundadora de La Liga. 

“Si la Junta busca fortalecer los Municipios tiene que empezar por conocer bien nuestro funcionamiento y nuestro financiamiento.  Proponer sin entender es una receta para el desastre.  Es mucho lo que hemos aguantado, lo que el Gobierno Central nos ha quitado, y seguimos aquí, porque nuestro compromiso es con el país y con nuestra gente,” afirmó por su parte el Alcalde de Toa Baja, Betito Márquez. 

La Liga de Ciudades de Puerto Rico se sostiene en que, si bien es importante colaborar con todos los entes que operan en el país, esta colaboración no se puede convertir en una sindicatura a los municipios, ni a que se usurpe el proceso decisional de los Municipios y sus funcionarios electos. “Hemos tenido buenas conversaciones con la Junta y su equipo de trabajo.  No estamos de acuerdo en muchas cosas, como esta, pero estamos prestos a continuar participando de la conversación, siempre y cuando sea una que este enfocada en el fortalecimiento de los municipios, que al final del día es el fortalecimiento del país”, compartió Miranda Palacios.

— 

La Liga de Ciudades tiene como su misión el fortalecer la capacidad entre municipios y comunidades del país para enfrentar mejor los desafíos sociales, estructurales, fiscales y de gobernanza. La Liga surgió luego de un proceso de colaboración y asistencia técnica apoyado, principalmente por la Fundación Ford, a raíz de los huracanes Irma y María, que duró dos años y en el cual participaron 46 municipios, fundaciones, Alcaldes y colaboradores de otras ciudades. Actualmente La Liga cuenta con una membresía de 19 municipios, y está dirigida por una Junta de 6 alcaldes y alcaldesas. 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*