EDUCAMOS exige la cancelación del College Board y que la UPR exima de esa prueba a sus candidatos

Share with:


En lugar de presentar la renuncia o acogerse al retiro, Eligio Hernández vuelve a tomar decisiones sin considerar la situación del país. En los momentos de mayor riesgo de contagio, con cerca de mil muertos, el Secretario de Educación informa que del 30 de noviembre al 4 de diciembre se estarán administrando las pruebas de admisión a la universidad, conocidas como College Board; que para esto se usará el protocolo del DE, que serán 8 estudiantes por salón y que cada director escolar designará el personal.

Eligio Hernández, que en las vistas de transición pintó un DE muy distinto al real, se olvidó de los miles de maestros, maestras y estudiantes con su salud comprometida. Él y la compañía que vende el College no han seguido los números que ofrece el Departamento de Salud y que tienen a la isla cerca de un nivel rojo en contagios, con lo que dejan ver su menosprecio a la vida de los miembros de nuestras comunidades escolares. También pasan por alto que su propio personal se ha visto afectado por el COVID 19, como es el caso de la Oficina de Apelaciones, las ORE de Caguas, Bayamón y Arecibo, la Oficina Central, y muchas de las escuelas.

El Grupo Magisterial EDUCAMOS le exige al Secretario que respete la vida de nuestros estudiantes y del magisterio y suspenda la administración del College. Las pruebas de admisión a las universidades no son más importantes que la vida y la seguridad de nuestros futuros universitarios y universitarias.

Le recordamos al Sr. Hernández que las escuelas no están listas para recibir estudiantes y mucho menos para realizar actividades riesgosas, como las que pretende hacer con el College a nivel nacional, pero de una manera temeraria en el área sur.

La ORE de Ponce proyecta ofrecer esas pruebas en el Centro de Convenciones (Complejo Ferial) y en la Escuela Vocacional. La primera con aire acondicionado central y si ventanas. Allí pretenden ubicar a los estudiantes de los pueblos afectados por los sismos y que los maestros se muevan a Ponce. No recuerdan a la maestra Alma Noemí Armenteros, que el DE la envió de Hatillo a Caguas a coger un taller, encontrando la muerte en ese municipio luego de un accidente en diciembre del año pasado. Tampoco dicen nada de los estudiantes de EE que tienen T1, por lo que a esos 8 estudiantes por salón se le debe sumar cada adulto que sea necesario, reduciendo el espacio para el distanciamiento físico.

Tanto la empresa millonaria como el Secretario, indican que se usará en Protocolo del DE. Un documento que no se atempera a la realidad de cada escuela y que no ha sido discutido con el magisterio. Un protocolo que requiere lavado de manos cada dos horas en escuelas con baños tapados, con lavamanos rotos o sin agua. Que requiere desinfección constante, pero carece de suficiente personal de limpieza o de los productos correctos de desinfección.

La compañía College Board, es la que gana todo en este proceso, pues pretenden que el personal lo ponga la escuela, las facilidades, muchas en total deterioro, las ponga el sistema, las mascarillas, jabón y otros materiales salgan del pobre presupuesto de la escuela y los millones sean para ellos. Lo interesante es que ese negocio, que gana millones con diversos tipos de pruebas estandarizadas tiene a su personal trabajando de forma remota para protegerlos.

Le recordamos al titular de educación que cientos de colegios universitarios y universidades en los Estados Unidos y en PR eximieron a sus candidatos de las pruebas de admisión. Las universidades en Puerto Rico se mantienen en la educación a distancia, la UPR informó que siguen en línea el próximo semestre. Sin embargo, el DE insiste en que se ofrezca el College, alegando que la universidad del estado lo requiere. Nos preguntamos por qué la UPR permite que se arriesgue la vida de sus futuros prepas cogiendo el College en diciembre, en momentos en que los contagios de COVID 19 están fuera de control. La administración de la UPR debe responder, ya que hay una gran contradicción en proteger a su matrícula y arriesgar a la nuestra. Emplazamos al presidente de la UPR a eximir del College a los estudiantes de cuarto año, sus futuros estudiantes.

Al personal docente le recordamos que su salud debe ser su prioridad, el DE nombra personal nuevo una vez no estamos, no le pondrán nuestro nombre a ninguna escuela. Su vida y su salud están por encima de cualquier designación del director, como pretende la comunicación del DE para administrar esas pruebas; si es necesario visiten a sus médicos.

A las madres, padres y encargados le insistimos, desde el 16 de marzo hasta ahora han protegido a sus hijos e hijas; la vida de ellos y ellas y la de cada miembro de su familia debe ser lo primordial, no hay condiciones para regresar a la escuela, ni de visita.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*